Alma de azúcar



El poeta no habla, no cuenta, el poeta canta prosa, crea castillos de aire pintados de rosa, cumple condenas de besos ideados.... que se enredan en los largos y desordenados cabellos de las cosas.




Es de azúcar su alma toda, todas sus palabras vuelan las intrincadas cavernas encaladas con blancas cañas de mis pensamientos volubles como agua, de mis laberínticas estancias huecas.
De azúcar moreno su voz serena, de azúcar quemada...de caramelo... cuando se pasea como humo de tabaco por los pasillos de mis ideas condenadas a sus eternos abrazos soñados, y sus imposibles cadenas....




Es él el poeta del alma de alas blancas espolvoreadas de miel y canela, el que arranca el llanto escondido y la risa blanca de la faz más tierna.   




A trabajos forzados me condena
mi corazón del que te di la llave.
No quiero yo tormento que se acabe,
 y de acero reclamo mi cadena.

Ni concibe mi mente mayor pena. 
que libertad sin beso que la trabe, 
ni castigo concibe menos grave
que una celda de amor contigo llena.

No creo en más infierno que tu ausencia,
Paraíso sin ti, yo lo rechazo.
Que ningún juez declare mi inocencia

porque en este proceso a largo plazo
buscaré solamente la sentencia
a cadena perpetua de tu abrazo.

(Antonio Gala)



Hila poco a poco su alma el alma tuya, e hila lentamente trenzas de oro con los trazos de sus alas...sobre las vaporosas nubes de tus altas dudas...

Publicar un comentario en la entrada