Noche de paz y arena...








Y encontraré la felicidad en la negra espesura de mis pensamientos enredados, enredados con la inmensa complejidad del cielo ingrávido, en los confundidos suspiros sin norte, con el negro y el blanco, la encontraré tejiendo mantos de falsas alegrías y de ciertos llantos..... esos mantos que arropan mis días del símbolo del frío, del castigado omega que es uno y es quebranto ...




Y la encontraré desgranando nubes con los dedos de temblorosa ansia, hilando sus vapores grises en finos paños bordados de titilantes lágrimas, tomaré las trenzas de los llantos callados para confeccionar las blancas cortinas de mi ceñido cuarto....y tantos fríos en la noche cerrada, y tantos destierros de mi luna adorada, y tantas risas fingidas, inventadas, construidas con ladrillos de nada...


 Pero la poderosa vida sabe volar las cumbres vanas, la vida nace dentro, no necesita abonos, no necesita realidades, no necesita aire ni alimento,  porque la vida sabe subir escaleras sin peldaños, sabe llegar al cielo inventando luceros escondidos presa de tímidas esperanzas tras la jamás vislumbrada faz de la luna enamorada.




Y la vida se hace materia nacida de tus esperanzas desesperadas, la alegría se come las penas, la luz a la madrugada, el blanco es puro, la luz, serena, el llanto es rocío inmaculado, la noche paz y arena...la noche es ya calmada esperanza que apoya sus pies azabache sobre tus hombros de arena y miel, sobre tus dulces ojos de estrellas erradas...






Publicar un comentario en la entrada