Dama luna, piel de arena...




Los lobos aúllan 
a la luna de arena,
 fría y nocturna, 
como reina de cera..






Había un niño blanco de alba y piel de aroma a frío, piel de aroma al color diluido de tu mágica esfera....Era un niño sin sombra, era nacido en la noche serena y era hijo de tu luz escondida tras la oscura manta de la fría noche y mi ensoñación perfecta.....
Se ciegan las luces, se ocultan las estrellas, los luceros no osan cantar sus reflejos en su calma presencia de transparente y lejana sonrisa queda....
Es tu hijo de plata, luna, tu vástago de hermosa esencia, de paz hecha carne, de carne licuada en canción de nácar y serenidad completa....



Es el sueño de la noche prendido en mis párpados inquietos, es el hijo de tu blanca estampa y mi blanco pecho......volátil anhelo de luna y miedo....
¿Quién no te mira, dama luna...... dama escondida?
¿quién no eleva su alma sobre tu luz blanquecina y baja los ojos y navega sobre tu sangre furtiva, que nada entre las negras ondas del negro mar sin vida.....rielando, rielando....rielando, rielando tu adorado reflejo, danzando, danzando miles de danzas, inventando sueños.....?



¿Quién no te sueña, y sueña tu dulce cariz de gema preciosa pendiente del aire enamorado que soporta con sus blandas manos tu nacarada faz escondida....? 
Yo te miro con los ojos de mi invención demente que juega al corro con tu corte de nubes encendidas de tu frialdad serena, como onírica danza nocturna que me canta al oído su canción de éter....
Y tu vas prendida en mis adentros, hablándome de la noche sin vallas ni frentes, de tu innombrable reino que adora a una reina de paz con su sombra perdida..... la oculta sombra tras magnética imagen argentada y ausente.



¿Quién no te mira, madre de la noche oscura y suicida? ¿quién no te mira?¿quién no levanta sus ojos para posarlos en tu figura furtiva que gira loca y serena entre jirones bordados de nubes esquivas, entre reflejos de agua levitando tu halo, conformando tu séquito de altiva reina de la noche.... de llorosa dama secuestrada de día?






 ¿Quién puede abstraerse de tu luz argentada que pinta la noche de reflejos de plata plomada? ¿quién puede, mi dama de agua, que yo no puedo en la noche dejar de beberte y en el día parar de soñar tu sombra de poesía soñada?





Mi alma te mira, 
mi alma te sueña, 
el aire suspira.... 
las torres te dejan
 pintar de plata sus piedras.
 Las madres alumbran, 
los mares te cercan,
 los ciclos se juntan 
bajo tus pies de azucena.. 




































Publicar un comentario