La cuenta...





Hoy ha sido un día de los que se acaban antes de empezar, es más, llegado este momento quisiera no haberlo comenzado, pero vivir es a veces una inercia irresistible, como un tren sin rumbo, sin vías, y sin destino prefijado.
 Poe, Dante, las elucubraciones de una amiga sobre la violencia, y de otra sobre algún hijo que pillaron robando; con un cuchillo amenazaba la vida de un vecino como si en la vida no hubiese otro camino para lograrlo. Lágrimas, pena, decepciones...
llanto.



Miedo e incertidumbre, alrededor,  incertidumbre y miedo, y sonrisas de labios endurecidos, de ojos esquivos y de más miedo.
Árboles de gruesa corteza, de preguntas sin respuesta,  preguntas sin respuesta, y más miedo; sobrevienen mil preguntas sin respuesta.
¿Es este camino de la vida una decepción?
¿una alegría? ¿un llanto? 
Acaso lo sepamos al final cuando después de intentarlo una y otra vez coloquemos todos los resultados y veamos al fin la cantidad que ha resultado.




Publicar un comentario