La lucha del guerrero...





Hay un algo en nuestras venas que nos mantiene vivos y nos mata, hay un instinto de conservación, un odio, un miedo, un deseo descontrolado....una ambición. Hay en nuestras venas de polvo celeste un líquido veneno que nos alza en pos de la gloria del conocimiento y del infierno del fracaso, hay en nuestras venas ríos de sangre que muere y mata por te quieros y por odios heredados, por trozos de tierra y por dioses inventados y falsos.....Hay en ellas la esencia que ama los amaneceres blancos y destruye los finados ocasos...





"El mayor espectáculo es un hombre esforzado luchando contra la adversidad; pero hay otro aún más grande: ver a otro hombre lanzarse en su ayuda"
Oliver Goldsmith

"Cuando la lucha de un hombre comienza dentro de si, ese hombre vale algo"
Robert Browning

"Cuando una lucha está perdida queda la retirada; sólo los que han huido pueden combatir en otra"
Demóstenes
"El supremo arte de la guerra es doblegar al enemigo sin luchar"
Sun Tzu 




El supremo arte de la guerra es la sabiduría, el supremo arte de la sabiduría es el respeto, el respeto es el supremo arte que hace imposible toda confrontación y alimenta el pluralismo, y éste es el supremo arte de vivir en armonía.....
¿Y el amor?
 Bueno, el amor es aún más grande que todo eso, no es una regla para la convivencia, no es armónico ni perfecto, es libre y maleducado, irrespetuoso, inmaduro e imperfecto. Pare milagros que levitan en el aire abierto, inventa imposibles perfecciones y se cree lo inventado, se cree poderoso y regio, él es el mago de la vida....la perfecta imperfección y el hábito desordenado de esos ángeles sin alas que a su paso emprenden el más alto vuelo.....Y no sirve para guerrear porque es anárquico como su loco vuelo de liviana hoja al viento.


El supremo arte de la guerra es la armonía, la mansedumbre poderosa, la fuerza de la fragilidad, es la vida que llama a la vida, ella es la que rige el mundo, la que manda, la que sabe vencer todas las batallas sin espadas ni triunfos. Porque el supremo arte de la guerra es su negación....el entendimiento, el supremo arte en la guerra de la vida es conocer la verdad en las lágrimas del odiado enemigo, ver la falsedad de las furias inventadas y arrojar lejos la cobardía del enfrentamiento para reconocer en el nuestros propios miedos y arrojos, las lágrimas calladas y los llantos más cobardes. Porque el único reto a seguir es la vida propia y ajena, el único reto es darse, porque nacimos para entregarnos, no nacimos para fabricar muertos vestidos de razones ni para matar las ilusiones de quienes no piensan con nuestra cabeza de camicaces.





La lucha del guerrero es la brisa de cada día, es la palabra callada y la mirada esquiva, la lucha del guerrero no es el sudor y la sangre en la espada, sino el sudor nocturno del desconsuelo y la sangre de las horas derramadas...Porque las manos del guerrero son las que saben acariciar las nubes blandas con dedos de acero negro y pensamientos de blanco escarcha.


Publicar un comentario