Retales II





Todo es claro como la voz del pájaro enamorado, como el rutilar del agua del arroyo, como el viento entre los colores del gran arco celestial jugando con el violeta y el rojo...Todo es luz, me dicen mis fuerzas flacas, luz escondida tras mis nieblas de dudas, de ausencias y de siniestras parcas



Mi dulce, mi cielo, mi amor nunca soñado, que pintas en mi espalda todos los trazos de tu figura, que vuelas tu camino y paras en mi cintura, como pájaro divino en mi corazón posado....Eres ángel, eres libre, eres alas que baten con furia el viento calmado, eres la fuerza invencible que no obedece a dios ni amo.



Recuerdo el  apasionado vuelo de la más soberbia ave ya caída, esa que perdió sus insignes alas de aterciopeladas plumas grises........  la que ahora mira el discurrir del viento desde la rastrera alfombra de seca hierba suicida y la tempestuosa danza de las atormentadas ramas desde la cara oculta de las piedras...Recuerdo su vuelo altivo y libre, ahora honda y pesada caída presa de la más oscura gravedad tirana.




Y el amargo ángel del adiós batió sus pétreas alas levantando un vuelo denso y pesado lleno de recuerdos huecos y negras faltas....y dijo no puedo, y dijo silencio.....cantaron sus alas rozando el viento y cantó la postrera sombra de su espíritu soñado....


Pero al fin un nuevo día aletea sobre el cristal de tu ventana, curioso, intrigado...con esa emoción indescriptible que nos invade por no asustarlo, nos asomamos y lo vemos...ahí fuera, esperando.....con las alas tensas y esa expresión entre deseoso y asustado, entre tómame o huyo para que no me veas....Acércate suave, ofrecele algo muy tuyo, un poco de pan, una miga de alma inquieta...



Porque es tu vida un reflejo de tu alma, porque es tu alma el cofre de tus sentimientos, porque tus sentimientos son tuyos y tu los mandas, aunque te cueste obedecerlos....Empieza el día, pon tus ojos en lo más alto....... empieza este día nuevo como si nunca otros días pudieran enturbiarlo, es tuya la más clara y radiante alegría,  aunque a veces creas que tus espesas lágrimas te la robaron.


Nunca el agua de las lágrimas más densas pudo borrar la fuerza de tu alma...... y nunca los afilados y perfectos cristales de su sal supieron apagar el dulzor de tus nobles manos de ángel sin amo, de anarquico vuelo rebelde.... de cálido abrazo sin fin ni ocaso.


Publicar un comentario en la entrada