El despertar II



El bosque se encorvaba cada vez más sobre su cabeza, como observando su desconcierto, su pérdida...como un manto fúnebre y bello que le arropaba frío y en silencio...






 Nemi, desconcertado del  profundo vacío de sus ideas volátiles como flashes, se sentó, intentando poner atención, cazar un momento fugaz como  pájaro asustado, un pensamiento que arrojase luz sobre su cabeza vacía y oscura, donde sólo los ecos danzantes de las ideas perdidas habitaban como ráfagas oscuras y malvadas, como las hojas que por el suelo corretean sin orden empujadas por la fuerza de un viento salvaje y desconocido..
Sus pies descalzos y enlodados, fríos y maltratados hablaban de un largo camino que no recordaba, los restos de su negra camisa, de un aún más negro suceso perdido entre las negras hebras de sus alas en tembloroso retroceso de asombro y miedo... Sus manos, extrañas...no decían nada, calladas como brujas interrogadas, impávidas ante una hoguera de dudas macabras, y los bolsillos vacíos como su vacía alma secreta y lejana...



El alba se anunciaba entre los árboles con los dorados porvenires de un día sin preludio. Se levantó de nuevo, como si levantase con sus delgadas fuerzas maniatadas un herrumbroso mundo  empapado y ahogado en el negro lago del desconcierto...pesado, sin rumbo, demasiado tarde...agotado, quieto...



Anduvo inmerso en su negro vacío sin resquicios, bañado por el sol de la mañana que anunciaba trinos ajenos, flores impertinentes e impertinentes vuelos de aves alocadas...Alzó la vista y allí estaba aquel valle amapolado y verde manando rocío, manando calma, manando niños  que jugaban corriendo unos tras otros, su madre ajena los llamaba, a lo lejos un pueblo de cuento de hadas se debatía entre la bruma de la mañana y los imposibles rayos horizontales de un sol de alba...



El grupo de repente reparó en su presencia y sus juegos y sus risas desaparecieron en el aire perfumado, sus ojos de extrañeza y temor dibujaron su figura, pudo verse en sus sorprendidas pupilas asustadas, se conoció en un segundo como se conoce la muerte cuando la piel es fría y blanda.
Pudo descifrar en un segundo sus pasajes olvidados, indefinidos minutos, translucidos sucesos, malos tragos..tragos densos y entrelazados con las entrañas de un extraño ser perdido y secreto.... Naturalezas opuestas a esos niños, flujos que corrían por sus venas violentas y espesas, demencias, sangre y negras sombras de diablos..unos temerosos, otros sin cabeza, sus hermanos profundos y perpetuos...



¿Era locura, pura demencia, síntoma de enfermedad o realidad del pasado..? ¿Eran extraños sus pensamientos distorsionados o eran fieles recuerdos del pasado dibujados en los gestos de unos niños asustados?
¿Qué vieron en él que les causó espanto....?
Ellos corren a sus casas a atrancar las puertas con cerrojos y palos, los hombres acudirán pronto a buscar la bestia, con armas, coraje y valor de padres y hermanos.








Publicar un comentario en la entrada