Los dos al viento, los dos al alba..

Esse Imaginaria








Hubo una vez un caballero 
con la blanca luna a su zaga,
 un caballero perseguido 
por la siempre enamorada...

Mas el atrevido aventurero, 
 a su dama de largos cabellos,
 amaba entre las judías sombras
y las cristianas luces
 del orto bello...


Oh mi dama de bella estampa, 
de blanca piel y blanca alma!!
Oh, mi niña de aire y jara
Seremos uno si tu me amas..

Y pasó la vida con sus quimeras,
y pasó la noche tan rauda y queda,
 cada uno de los días pasó 
con sus problemas, 
y pasaron todas las risas cortas 
y las largas penas..

 Y aquel amanecer maldito, 
en que la luna no reinaba, 
sobre aquel despertar oscuro
 se acercó la parca.. 

Asomando la delgada faz
 por las esquinas
 tendió a los amantes tiernos
sus manos frías...

-Me llevó primero.. 
yo no quise que te marcharas. 
Te quedaste con tus ojos bellos 
asomados entre cortinas blancas...

Te quedaste, mi cielo,
entre cortinas de llanto y miedo.. 
Y miraste aquella puerta,
 llamándome tan callada..
La miraste, cielo mío
con el recuerdo de tu mirada.

No tardo, me dijiste, 
no me retraso nada, 
espérame, no te vayas..
sólo dos temblores 
y un suspiro,
 y algunos desvaríos, 
en las sombras macabras.. 
y nos uniremos para siempre
 como en el estanque se une el agua.

Los dos al viento
al fin polvo, 
al fin alba
los dos sin nada..
Diseminados dulcemente sobre el romero
y la jara...






Publicar un comentario en la entrada