Alzheimer

Esse Imaginaria




Hay un ángel perdido 
entre los dedos de tus manos,
 un ángel chiquito 
que es ya lumbre del pasado..
Es un ángel asustado
cobijado entre sus alas
 entre el pasillo de su casa 
y cielos llenos de ocasos..

Cupido de William-Adolphe Bouguereau

Tiene miedo 
y tiene hambre
 de manos prendidas, 
manos de alguien... 

Sus pisadas son de claro aire
 y sus cadenas caída libre
 entre las piedras gris oscuro
 y azabache.

Perdidas sus manos,
 y entrelazadas...
 buscan fuego, 
buscan vida,
 y buscan temblorosas 
sus recuerdos 
esparcidos
y colgados entre las ramas... 

Bebe la copa 
del séptimo ángel,
 y bebe a sorbos pequeñitos
 el negro veneno
 que diluye la sangre.

Mírame, ángel, yo te presto mis ojos y te presto mis lejanas manos frías y extrañas como azucenas errantes. Tómalas pronto, sube al mundo un momento y asómate al sueño de la vida desde tu cuerpo enredado entre las briznas de tus recuerdos más impares...Dame tu mano, toma mi aliento para aferrarte, que por sólo un segundo seré tu cabo suelto, que por sólo un instante seré la falsa pista confusa en tu bosque de desdibujados recuerdos, esos que se esfuman en un cielo de ocasos profundos sin más albas doradas ni mares.
Publicar un comentario en la entrada