Capuchinos

Esse Imaginaria




Muchos te miran, pocos te ven...Lejana y sola Lorca te intuye, lejana y sola te hayas tras las sombras de esa noche infinita, tras las de tus tejas y tus cales ennegrecidas por los aromas de las blancas flores adormecidas como amantes colmadas..
Muchos te miran y no ven nada, porque te hayas escondida bajo los jazmines que se abren tras la tarde quemada, esos que se pierden incáutos en los aromas de tu madrugada..Y ellos te miran, pero estás escondida, como la fina piel de la sultana tras su reja sombreada, como de la dama el llanto bajo el  Cristo, como de los faroles su sombra esquiva y enrevesada..

Ernesto Castillejo Ramos

Piedras, Cristos de brazos extendidos y fríos como interminables madrugadas, rejas, faroles como gritos, cruz como alas...Ese convento, sagrado y nocturno, divino, escondido, forjado...secreto..  Y un misterio subterráneo en el rosa del cielo anochecido, silencios gritados, inciensos espesos y pesados suspendidos en el aire intenso..
quebrado..

Calle que no es calle,
llanto que no es llanto.. 
Cristo crucificado en piedra, 
sobre el castigado empedrado.. 

Recóndito recodo de hábitos, 
escondite de bordados amores 
en sagradas pasiones truncados.

Y esos capuchinos encapuchados 
que murmuran murmullos de amores 
crucificados.
Publicar un comentario en la entrada