Noel III (La liberación)

Esse Imaginaria

Noel 



Noel se dejó arrastrar como peso muerto..Esperaba que el miedo y el odio de los hombres armados fuese lo suficientemente eficaz para poner fin a su  indigna existencia, pero tras unos cuantos golpes e insultos llenos de rabia, miedo y coraje, los honorables humanos habían de acudir a su ley..





Y esa noche cayó sobre el pueblo, orgulloso y temeroso por haber atrapado con vida por primera vez desde que se tenía memoria a uno de ellos, a uno de la estirpe de los "innombrados".

Atadas fuertemente con cuerdas sus alas y manos y concienzudamente vendados sus peligrosos ojos, Noel esperó paciente y resignado. 
Al despuntar el alba de horizontales luces imposibles, regresó el murmullo de los hombres y el trino de los pájaros..Le trasladaron entonces a la plaza del pueblo donde se llevaban a cabo las fiestas y las ejecuciones. El murmullo se hizo casi insoportable llenándose de insultos y rabia apenas controlada..El verdugo preparó su hacha despuntandola contra una piedra, el griterío crecía descontrolado como ola tempestuosa..
El más que motivado verdugo le arrastró nuevamente y Noel sintió cómo sus manos iracundas le agarraban como zarpas para estampar su cabeza contra la desgastada piedra que sería su último apoyo..No sentía miedo a la muerte, ni siquiera al dolor que no era más que un atributo dignificante entre los suyos, no sentía nada..
Noel quería poner término a su despreciable existencia de engendro de Urano y detestaba aquella insoportable lentitud e incompetencia de los ineficaces humanos..El hacha levantó el vuelo por encima de su cabeza, el gentío cayó..El silencio se espesó, el tiempo se alargó... El viento sopló sobre su cara el último aliento y una voz infantil gritó:

-Sois unos salvajes..!!! 

El hacha bajó y un dolor desconocido cruzó su espalda..la venda  cayó de sus ojos y la luz penetró en su alma, aún oblicua, aún muy de mañana..





Publicar un comentario