Madre

Esse Imaginaria


Estabas tú, como un manto suave y blanco aprisionando mis miedos, liberando mis llantos.. Estabas, como luz que serena la noche, como luna, como aurora, estabas cerca como el hálito cálido en la palabra cierta, susurrando caricias en mi alma inmadura, restañando mis faltas, tomando con tus manos en el aire asombrado mis metas..


Estabas mirandome en la oscuridad de mi cuarto callado, en mis fiebres, en mi dolor pequeñito y tan grande, tomando mi mano con tus dos manos aladas y buenas...Callaste mis faltas una a una, las cosiste a la luz de la ventana cerrando mis cicatrices profundas y mis interminables penas..Lloraste mi llanto para que mis ojos no se mojaran, me brindaste tus alegrías para que las riera, me mostraste el cielo tan azul y tan blanco y te fuiste, linda madre, subida a la luna, callada y perfecta..

Tus dedos llevan para siempre
 enredadas mis trenzas, 
mi olvido se me ha olvidado, 
y no consigo derruir tu imagen de mi retina
impresionada y terca..


Publicar un comentario