Engendro deseado

Esse Imaginaria



Vino a verme en la noche oscura,
 no había luna, 
no la hubo esa noche negra, vacía y oscura.. 

Junto a mi lecho no hubo estrellas
 fulgiendo universos nuevos ni inmensidades,
 no hubo junto a mi lecho más sueño..

Esa noche vino ella invitada, 
con sus manos delgadas, 
largas y frías..
Vino ella aquella noche portando
 su vertiginosa mirada..




Tarde, llegas tarde..
Tras la última hora habida, 
cuando la luna ya voltea su cara para no mostrar nada,
 sólo el vacío profundo y negro de su última mirada..

Tarde, ya es tan tarde.. 
tras de los alientos alineados de la vida sosegada, 
tarde viene la muerte a verme, 
tarde se posa su aliento frío sobre mi cara..

Tarde vienes, demasiado tarde, Parca, 
te esperaba en el sosiego de los instantes vacíos, 
hace ya tiempo sumergida en tus brazos líquidos,
 sin respirar las nuevas albas..

Y vienes ahora, 
vienes lenta y escondida como furtiva a tomar tu plaza??

Toma, toma pues mi piel y la profundidad de mi alma...
 Toma, Parca, aquí están mis manos húmedas de rocíos secos, mojadas de tantas mareas retiradas..

Y no me temas, engendro deseado, no temas mi miedo, que mi miedo nunca fue más que un segundo incierto, que yo te espero hace tiempo y te busco en las sombras de mis pasillos emboscada..

Ahora te acercas,
 cauta y lenta,
 te acercas incierta fijando en mis ojos serenos
 tus órbitas ahuecadas, 
mostrándome tus secretos invadidos,
 sin claroscuros ni eternidades vertiginosas..

Ven, Parca,
 no temas mi insistencia 
que yo te cuido y te abrazo
 en la última y húmeda profundidad sin más rejas,
 sin más flores blancas..


Publicar un comentario en la entrada