La frontera...

Esse Imaginaria



Quiero ser una frontera,
 una de esas líneas inexistentes
 que el miedo subraya de ladrillos y cancelas,
 de asesinos de alambre y armadas puertas. 

Yo quiero ser una frontera, 
una cosa imaginaria y asesina, 
una verja que arrecia el miedo 
dibujando destinos distintos 
en la frente de las personas. 


Sí, quiero ser una de ellas
 para como bruja poder sublimarme, 
y deshacerme en el pestilente aire 
 que las inspira plantadas sobre las flores bellas,
 sobre los cadáveres de ancianos, 
 de niños asfixiados, 
y de las quebradas promesas.

Que alguien me permita dejar de ser, que alguien me permita borrar mi pasado y mi futuro de sierva descerebrada y loca, que alguien me permita dejar de ser al servicio de los diablos enchaquetados y broncos, los que parcelan la vida niña, blanca y libre que del mundo brota...


Publicar un comentario en la entrada