Cálido y bueno...

Esse Imaginaria




Sopla el viento de tu risa en la mañana, sopla la brisa de un te quiero, sopla el beso incauto y sin miedo que preludia tu mirada... y los pájaros trinan alto, allá sobre las brumas desenredadas del alba, y bajo los árboles desperezados del jardín de nuestro invierno.


Quiero volar atada a tu pelo, y yo quiero ser tu sombra en la noche y tu alba... Quiero, yo quiero ser tu aliento en el beso, y ser quiero lágrima en tu recuerdo y de tu cansancio la almohada... 
Déjame ser el rocío de tu mañana y el último rayo de sol que alumbre tu estampa, y déjame vestirme del aroma de tu ser para vivir pegadita a tu alma...
Porque tú eres  mi ser, no lo soy yo, yo no debo... Porque tú eres mi vida, la que te entrego... y tú eres el pensamiento que me recorre por dentro, y me alimenta la piel y los hermosos silencios..
Y aguardo yo tu voz como aguardas tú mis parsimoniosos besos, acecho tu llegar como tú amainas mis lamentos, y te hiciste amigo de cada esquina de mi casa, de tanto desenredar mis caricias para tejer con ellas tus requiebros...






Ven, mi niño,
 mi ángel, 
mi ave pegada al cielo
 Ven, águila salvaje y sin freno...

Ven, y por fin posa sobre mi mano 
tu poderoso vuelo, 
que el batir de tus alas
 quiere y no puede llevarte 
lejos de mi nido, 
cálido y bueno.

Publicar un comentario