La encrucijada

Esse Imaginaria



Hay una encrucijada profunda, honda, roja y cruel ante mis ojos confundidos; 
y se sonríe malévola
jugueteando con mi corazón entre sus manos, 
volteándolo con sus uñas sucias 
y ensangrentadas de antiguos corazones ya destrozados...

Agnieszka Lorek

Hay una encrucijada que pretende asustarme
y que me aterra, 
y me hunde en la espera improductiva 
que preludia el desastre y la ruina...
Hay una encrucijada sin nombre que se siente en el pecho,
como una zanja suicida,
que ha desarmado mis brazos caídos y mis dedos vencidos,
sin más quehacer que tejer alfombras de miedo,
con agujas afiladas que trepanan
mis esperanzas descoloridas.

Publicar un comentario en la entrada