El carrusel

Esse Imaginaria



Cada día, una nueva historia, 
la misma historia...

 Cada día un nuevo amanecer, 
otro recuerdo en el cajón del olvido, 
algún pañuelo empapado, 
y otro anochecer frío y vano
 que sereno se desvanece 
en la memoria del camino...

No  me canso de dar vueltas en este carrusel, 
no me canso... 



Mas no consigo olvidarme del pasado, 
 y no acordarme del futuro... 

Y con mis ojos beso las nubes
 en el horizonte de la mañana y de la tarde,
y no dejo de atender a las hojas de los árboles 
cantar y cantar mis canciones, llorar sus llantos...

 No me canso y giro y giro,
 no me canso...

Cada vuelta, un universo,
 cada mirada nueva
 un precipicio hermoso e intenso,
 cada lágrima, una cascada agridulce y bella
 de sangres y de besos, 
y de esos gestos tan amados...

Y ávida no quiero parar de beber los capítulos de este cuento, 
si pudiera saltar algunas páginas para acechar como acabará mi loco intento...

Si pudiera, mas no puedo, 
 y sin más, juego y juego 
sabiendo que es perdida cada partida
 y que en el juego de la vida
no ha lamento.