El arrullo

Esse Imaginaria



Cuanta soledad con toda esta gente por todas partes...
Me mata esta soledad preñada de presencias expectantes.

Osamu Obi

Silencio, ausencias, aire...
Nada ni nadie,
 silencio...
Un trino perdido,
una nube que se arrastra,
el arrullo estrepitoso y autémtico
 de las hojas de los árboles...

Soledad serena,
 dulce dulcinea,
 que me habla bajito palabras de aire, 
y me acuna, me mece, me enseña.

Nada ni nadie,
 respiro profundo y no temo pensar,
 ni recordar ni crear nuevos mundos
 de apetecibles dulces salvajes.


Publicar un comentario