No soy de aceite

El prado de Proserpina


Parece, y no quiero hablar muy alto, que desde hace dos días este blog (mi casa, mi almohada, mi cuaderno de borrones y mi pista de pruebas) ha vuelto a funcionar. Cuando por fin entro y lo veo "completito", o sea, con comentarios, con barra superior y con toditas sus absurdeces, ha sido como haber estado desahuciado por riesgo de derrumbe y que al fin me devuelvan las llaves. 



No me importa si se me cae encima, porque si algo se me tiene que caer encima, que no soy de aceite; que por lo menos sea mi casa...
Chi, durante todo este tiempo he podido crear nuevas entradas (no sin dificultades, eso sí), pero sin verlas...Y ya estamos en casa, ya puedo ver los comentarios que habéis estado dejando en mi ausencia, esos que no pude corresponder... Muchos se cansaron, pero otros, otros, aún sin respuesta por tanto y tanto tiempo, habéis perseverado, y cómo..!!

Ya hice unas cuantas entradas para agradecer: agradecí la amistad, los apoyos, los comentarios, la guía, los ánimos y tantos y tantos premios... y aunque no me importa repetir, que ya me vale, digo gracias, sí, esas siete letritas incombustibles cuando son sinceras, y GRACIAS por estar cuidando de mi casa en mi ausencia...
No sé cuanto durará este permiso domiciliario que Blogger me ha dado porque nunca supe cual fue mi crimen, creo que la ignorancia de no haber sabido solventarlo. Pedí ayuda a "AYUDA" (...) Fue una experiencia de tontos...
 ¿De verdad que esos chats de ayuda sirven a alguien? Un señor se hizo cargo de mi problema, pero ese señor tan listo nunca supo identificarlo... En fin, sin problema no hay solución.
Pero llego el mismo día de Reyes, el cinco de Enero, y mira por donde todo está diez!
Gracias Reyes Magos, me habéis traído el regalo perfecto, el que cuenta incluso con el factor sorpresa, (aderezo tan recomendable cuando se cocina un regalo).  Chi, es el regalito que nunca pedí ni a Melchor ni a Gaspar ni a Baltasar, porque mi única carta iba dirigida a Google; pero ustedes, como decimos a los hijos y nos contaron los padres, sabéis ver los corazones de la gente jajajja 
En fin, espero que estos Reyes hayan sido igual de generosos con todos los que tenéis a bien entrar por mi casa.
PD: Por cierto, las macetas están más bonitas que cuando me fui.


GRACIAS!!


Publicar un comentario en la entrada