El cáliz umbrío de la primavera

Esse Imaginaria



A veces el horizonte lejano se acerca como besando...
Es la mañana, 
es la tarde, es el suspiro
 de la noche bella...

Agniezka Lorek


Y es la caricia de la vida tejiendo encajes,
 hilando luces, bordando sombras, 
hilvanando suspiros amantes 
que en el inconsistente aire
 se aman y se entreveran...

Son los amaneceres los que llaman a las lágrimas, que incautas brotan lentas por culpa de tanta belleza; y los atardeceres son los que abrazan cansados a las noches claras coronadas de luna llena... y tras ellos, las noches densas no duermen, aguardando impacientes a las albas silenciosas y frescas, para despertar a las  flores dormidas, cabizbajas y de corolas tersas.

Es la vida fresca pues, la que despierta a las adormecidas almas con su intangible tacto de rocío perlado y persa, justo en el instante de caer sobre el umbrío cáliz del mundo, la primavera.
Publicar un comentario