Te besan

El prado de Proserpina





Al amanecer es el beso inesperado de la primavera.
Al amanecer, el breve azahar, blanco aletea,
 tus versos sobre mis manos inquietas juegan,
 consiguiendo rimar lo que no puede ser
 con lo que tiene que ser, a como sea. 


Mariska Karto


Y recordando lo que aún no sucedió, 
y que tal como el florecer del naranjo
 ha de ser en primavera, 
te acercas a mis sueños vespertinos
 y besas casto mis manos, 
que queriendo y sin querer
 te besan.


Publicar un comentario en la entrada