El andén...

Esse Imaginaria



Habitando los senderos de mis días, 
los templos de mis noches alargadas y frías,
 navegando los ríos caudalosos de mis quehaceres
 y los arroyos pequeñitos de mis alegrías...

Habitando los océanos y los mares
tan profundos como tus ojos a medianoche, 
como tus flotantes silencios de tantos días..

Habitando me hallaba cuando la vida compró su billete de ida, sin más intención que la de marcharse muy lejos mientras estoy distraída... Y la vida tomó su tren sin vías, la vida no dijo adiós y me dejó pensando mis verdades dormidas.



Adiós a la vida,
 a los trabajos forzados 
de cada jornada con principio y sin salida. 
Adiós, mis amores queridos, 
a los odiados
 y a la gente que no vi pasar por mis días... 

Me marcho con mis recuerdos, 
aguardo en mi andén solitario rememorando desastres,
 como hacen los suicidas.

 Aguardo paciente e impaciente mi partida
 junto a mi maleta de besos robados,
 soñados, desahuciados 
y ahogados entre mis labios, 
que sellaron tras de mi el único andén
 sin salida..
Publicar un comentario