Días robados






Días robados ofrecen a escondidas,
 como ambrosía que se prostituye
 desnuda y fresca junto a los labios yermos.

Y yo los tomo, como tomo el vuelo
 de los pájaros, cuando dibujan
 con sus alas verdes de la aurora el rosario,
 que ya no ven tus ojos bellos.



Rachel Baran


 Mala es la conciencia que me posee,
 por ser capaz, como lo estoy siendo,
 de disfrutar, aún sin tus manos
 los cielos estos. 

Y es mala la memoria, y quiero y sueño, 
para olvidar el rastro amargo
 que arrastran mis risas 
en este aire que ya no aspiran
 tus labios tiernos...

Y aún sin ti cruzan veloces las aves
 el arco azul del firmamento;
y aún sin ti mi pecho arde
 cuando les persigo
 desde el marco estrecho
 de mi tormento.

 Porque no son estos tus gorriones, 
no son sus hijos ni sus nietos; 
mas saben volar muy alto
 y cruzar saben raudas sus alas cerca,
 muy cerca de este alféizar, 
para tentarme a ser feliz 
aunque no quiero.