La muerte, nunca mentada, está al acecho. Presiento lo que va a venir, y no me parece mal. No me da miedo, nunca he tenido miedo, y menos a lo que estamos hablando, comentó sacando otra vez esa media sonrisa picarona. Es un acabamiento y todo lo que empieza debe terminar, argumentó.

Una vez hecho todo lo debido, y mucho más, no debiera, pero reprocho al escritor la osadía de flaquear.

A veces,  tejidos los cielos de doradas tribulaciones...
Angostan la senda antaño embrujado pasaje del encanto...
Y lo más cotidiano, causa pavor...
Hasta que la increíble belleza de la sencillez, devuelva la calma perdida.

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Para mi escritor favorito, que representa todo eso de lo que estoy hecho...

    ResponderEliminar

Me encantaría ver tus comentarios, pero la desaparición de G+ hizo que esta opción no sirva de nada, desapareciendo los ya existentes y haciendo que los nuevos nunca se hagan visibles. Gracias