La muralla vieja





Hace tanto que lo sé... 
el que ya no importa...
 pasa y pasa 
y rueda y rueda
como la luna sobre la oscura alfombra,
 como la sangre por su caudal,
 como el agua del río entre sus dos riberas,
 y así como la luz pasa
 a trastocarse en sombra tras del umbral...

Vanities 1929


 Y ni tú ni yo ni nadie, 
mi rey, podrá evitar,
 que las cosas sucedan
en la rueda de la vida 
tal como susurran
las duras pieles heridas, 
castigadas y misteriosas
 de las piedras casi vencidas.

Y es que estas murallas ancianas
están poseídas como en loco sueño, 
y a veces son mariposas que hablan
 o cadáveres que cuentan,
 que transmiten sensaciones y sucesos. 
Y es que estas torres pétreas, amigo,
 son poderosas y de los tiempos pasados, 
pretéritos y largos besos... 







No hay comentarios:

Publicar un comentario

deja tu comentario