Entrelazados






Se abre y se cierra indecisa 
la loca puerta del futuro
 mientras me hipnotizan insistentes
 los rastrojos del pasado. 


Casey Baugh

Se cierra la esperanza y se abre el llanto, 
fuente que por su nombre llama a lo perdido 
sobre la duna del tiempo ya acabado...

Y baten las ventanas y las contraventanas
bajo el influjo del huracán inmóvil de tus brazos,
quietos como mármol esculpido en el aliento
 de un recuerdo, frío y amargo...

Vuelve a mi, hermoso cadáver asustado, 
y vuelvan tus vacías órbitas a habitarse
 de infantes miradas color cielo claro... 


Y aletéen de nuevo nuestras verdes esperanzas
 el aire cálido de este amanecer vacío de vahos...
sin sus pajarillos enamorados.

Hoy ya no es posible revivir tal gorrión, 
 vacío y hueco cascarón idolatrado...

Ya sólo es la caída libre 
de este futuro frío y avaro, 
que no sabe de recuerdos,
  y que amanece albores desmemoriados, 
incapaces de recordar
 lo que de ti y de mi fuera ayer, 
y que en su diario culmen no han de notar
 que nuestros dedos los reciban
 ya por siempre entrelazados.