Julia

 




Hoy se me ha muerto

 un cachito de alba;

 se apagó la risa clara,

 y el dulzor de la niñez

 se tornó anoche mismo

 en seria callada.




No imaginé en mis risas 

que tan pronto se apagaran, 

no sospechaste tú en tus sueños

 que sin despertar te dormirías

 grave y postrada.


Ave de juventud, 

que posaste ayer el vuelo tuyo de plumas blancas,

 y no podrán mis ojos en tus requiebros

 poner su ilusión un día nuevo.

  Está truncada.


Verte no podrán ni mis recuerdos, 

más que desde el velo de esta cancela

 negra y trabada.

 Pronto se abrirá su invierno

y seremos infantes de ilusión 

tejidas y despreocupadas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me encantaría ver tus comentarios, pero la desaparición de G+ hizo que esta opción no sirva de nada, desapareciendo los ya existentes y haciendo que los nuevos nunca se hagan visibles. Gracias