Satanás babea

El prado de Proserpina


Agnieszka Lorek


El reverso de tus ojos dice la verdad
 mientras tus labios mienten palabras difuminadas.  

Sabes quien eres 
y aún así te sientas en el trono del orbe.

 Ahuyentas el aire puro al pasar,
 y ahuyentas el sueño, 
contemplas tu imagen 
en los charcos de la guerra,
 narciso obsceno y deforme.

¡Rey del mundo, diablo blasfemo!

Trinchas la  carne del pobre
 y la del extranjero...
Trinchas libertades,
 levantas montañas de muertos a las afueras,
 cierras tus puertas al aire nuevo 
y las abres ávido a las monedas.

 El diablo toma el  mundo,
  Satanás babea.
Publicar un comentario en la entrada