Llamen sueño

La pasarela del cielo




Profundo, muy profundo duermo
 el sueño de los inconscientes, 
levitando noches, extendiendo alfombras
 de amapolas bajo las redondas lunas;
 escrutando el tiempo de moribundos reyes 
dueños de porvenires vacíos de bienes
y plenos de hambruna.

Estudio para el ángel de "La virgen de las rocas" (Leonardo da Vinci)

Y hondo, muy hondo debió caer mi cuna, 
allá de los avernos, a los que sólo la lira de Orfeo
atinó a otorgar su justo nombre;
mas si abriera por un instante estos ojos, 
 ver podría la luz del sol y el reflejo de la luna,
que se me antojarían musicales cuentos
 para mentes deformes
de doradas dunas.

Muestrenme entonces tan majestuosas lámparas
engalanados muertos de monótonas vidas,
 abarrotadas de horas pesadas y de planas losas, 
que aplastan sin piedad a las que fueran 
vírgenes mentes llenas de vida...

Pesadilla pues me muestra el sol, 
y pesadilla me enseña el reflejo argentado
 de su amante nocturna...
y llamen sueño entonces a este mi vivir,
que no es más que un lindo y suave fluir 
entre papeles amarillos
 y juguetonas rimas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

deja tu comentario