Tarde

Tarde, se hace tarde la mañana,
 los recuerdos son puro hielo,
 y la realidad, cosa vana.

Tarde llega la bebida fresca del rocío, 
y tu beso llega tarde, justo al alba;
y tarde, muy tarde vienen
 a posarse los jilgueros inquietos
 en el blanco alfeizar de mi ventana...

A. M. Lorek


Y casi postrero se asoma el gentil amorío, 
con su artificio de flores muertas
 de aroma a brasas;
tarde, mi vida reparas en mi sino,
 tras de los desastres que preludia el alba...

Y a la hora justa de la marcha, 
aprieta tu abrazo 
el hueco mismo de mi estampa;
y es justo a la hora de partir
que sin tiempo de gozar ni sufrir,
se asoma el colibrí de la felicidad
al resquicio mismo de mi ventana.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

deja tu comentario