¿Yo soy yo o mi adaptación al medio...?





¿Existe la autenticidad?






Voy y vengo, leyendo y observando las cosas que la gente hace y expresa........ y , aunque me duela reconozco que a veces..... no, siempre acostumbramos a esconder nuestra propia realidad a ojos ajenos, quizá por creernos demasiado simples, por no herir a quienes queremos o por sabernos malvados.




Magnificamos nuestros dones y escondemos nuestros defectos, maquillamos nuestros actos igual que nuestros cuerpos, queremos vernos como quisiéramos ser, y tratamos de que en la medida de lo posible los demás nos tomen por ellos.



¿Es esto hipocresía o adaptación al medio? ¿son lo mismo?
Estudiamos, mejoramos nuestro intelecto porque queremos ser esos a quien nunca alcanzaremos pero que siempre imitamos......nos disfrazamos de ellos, actuamos igual que ellos y hasta lo mismo soñamos.....queremos ser otros mejores y por el camino nos lo creemos.



Cuando cometemos errores,  pocos lo reconocemos, sólo aquellos que deseen ser ese tipo de gente tan auténtica y valiente y estén actuando como ellos.

¿Existe la verdad en el comportamiento humano? ¿ no como un desliz de un momento descontrolado, sino como una forma de ser natural y espontánea y continuada en el tiempo?




2 comentarios:

  1. Yo creo que somos camaleónicos, que nos adaptamos según con quien estemos y nuestro comportamiento varía por ello, no es lo mismo estar con alguien de confianza que con un amigo de toda la vida o con un familiar.... e incluso entre gente que se conoce, también presentamos adaptaciones diferentes en función de la relación que se tenga. Cuando uno está sólo, es el único momento de trasparencia que tiene, es el único momento auténtico, cuando uno se ve así mismo, al menos es lo que pienso. Un saludo!!

    ResponderEliminar
  2. Hola Sónia, gracias por tu interesante punto de vista. Para mi la autenticidad no es una opción demasiado clara, aunque en cierto modo si que es una elección según el contexto. Sin embargo, me gustaría saber qué sería un ser humano total y absolutamente coherente con sus criterios libremente adquiridos. Otra utopía, supongo, jaja. Un abrazo amiga.

    ResponderEliminar

deja tu comentario