El viento

El prado de Proserpina


Tengo las manos atadas, 
no puedo volar...
lo intento y lo intento
mas no consigo soñar; 
y es que mis alas trabadas
 las anudó el viento,
bandido viejo que borda
 caminos nuevos
 al pasar...

Agnieszka Lorek


Y un velo negro color noche cerrada, dice adiós al día y me envuelve solícito en la penumbra del que ya no pretende nada; de quien ni aún desea levantar sus ojos del suelo...

No sé vivir,
 ya no sé vivir sin la mirada ilusionada de tus pupilas
No sé reinar,
no sé llorar...
 porque olvido que te tengo que olvidar
y perdura en mi pensamiento atascada
 aquella lágrima que de tus ojos raptó el viento
 al pasar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

deja tu comentario