Mi candil

El prado de Proserpina




Ken Lee





¿Vivir acaso es no vivir? 

¿Acaso es un continuo fingir,
 una farsa que no tiene fin,
 un espejo roto y sin ti? 

¿Qué haces que no estás?

 ¿Qué, que lees esto
 sin codicia de sonrisas ni remordimiento, 
que quemas uno tras otro tus segundos
 en la ridícula llama de este candil?


No hay comentarios:

Publicar un comentario

deja tu comentario