El verdadero rostro de los secretos...





"El arte es la mentira que nos permite comprender la verdad"
(Pablo Ruiz Picasso)






Llevo mucho tiempo leyendo a cerca de la aparente necesidad de sufrir para aprender, como si el conocimiento fuera la panacea y el sufrimiento la única divisa capaz de comprarla.
Nadie quiere permanecer necio toda la vida, el conocimiento de lo que somos y lo que nos rodea es la mayor satisfacción humana, pero...¿hay que sufrir para llegar a tocarlo? ¿hay que sangrar lágrimas de espanto?¿es necio todo aquel que vive una vida cómoda o más o menos feliz?
Entonces, según esta idea tan traída y llevada, tan respetada y aceptada....la felicidad se corresponde con la estupidez, el infortunio a la inteligencia.....


En absoluto, la simplicidad del pensamiento conduce indefectiblemente a la verdad.
Es preciso, por supuesto, un esfuerzo para asimilar conceptos por otros conquistados, pero es preciso también un enamoramiento de éstos, un acto de amor para que la mente para el hijo del conocimiento. Pero el amor es incierto, a veces alto vuelo y a veces bajo despeñadero..... los acariciados datos  pueden no seducirnos, pueden ser falsos, podrían ser amantes inciertos....Entonces no habrá descendencia alguna, no hay conocimiento ni sabiduría, tan sólo un estéril campo de datos amontonados y yermos.




Es verdad que si lo que nos seduce es caminar el camino nunca andado, explorar nuevos pagos, navegar en solitario los tempestuosos mares del descubrimiento o, incluso como esos héroes más arrojados que algún día se sumergen en sus propios adentros....ese resultará un camino arduo, un largo sufrimiento..... puede que incluso naufraguemos, puede que buscar nuevos amores entre los ángeles excomulgados de los infiernos nos lleve a un conocimiento más interesante, puede incluso que acabemos descubriendo el verdadero rostro de los secretos......


Puede que nos convirtamos al fin en el convidado de piedra, aquel  privilegiado que ya espere eternamente ser servido, aquel que conozca todos los caminos y haya amado a todos los amantes, aquel convidado de piedra sin más nada que buscar....sin más reto con que retarse.


8 comentarios:

  1. Creo que, por suerte para mí, todavía estoy muy lejos de ser ese 'convidado de piedra'. Es más, estoy convencido de que nunca llegaré a serlo.
    Profundas y exquisitas tus reflexiones amiga, como siempre.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Juan, el convidado de piedra es una figura hija de la imaginación, nunca existirá, mejor para él, ¿qué sería de una persona sin expectativas, sin dudas,sin metas por conquistar?, gracias por comentar. Un saludo amigo.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, siempre se ha dicho que el necio es el más feliz por la ignorancia de no conocer los misterios de la vida. Y esos misterios no siempre son buenos. Sin embargo, cuando uno siente por dentro uno de esos misterios y le llega al alma... es tocar el cielo. La felicidad inunda todo. Así que, la felicidad, puede encontrarse en cualquier cosa, en cualquier acto y en cualquier momento. No todos somos iguales y por eso no a todos nos hacen felices las mismas cosas. Pero no creo que esté reñida la felicidad con la estupidez ni con la inteligencia, ya que cada uno tiene sus capacidades. Buenas reflexiones. Saludos!!

    ResponderEliminar
  4. Si, cada cual ve a su forma su parcelita de cielo..hay gente que hace de la constante investigación de todo lo que le rodea su universo y que si no es así, explicándose cosas inexplicables no se siente completo, en cambio también hay quienes no sienten curiosidad por nada. Tengo ambas variedades a mi alrededor, y a todos los quiero...sin embargo creo que debería haber un equilibrio...Las ansias de saber parecen buenas, pero llevadas al extremo pueden amargar a una persona, al igual que el absoluto desconocimiento.Gracias Sonia, un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Alfmega. Modestamente te he otorgado un premio en mi blog http://almadesilencio.blogspot.com.es/2013/05/premio.html
      Muchas felicidades!!

      Eliminar
  5. Gracias Amparo, tu premio me ha hecho mucha ilusión, está recogido y atesorado en mi página Premios, los ordené cronológicamente, pronto tendré un minuto para vincularlos a vuestras páginas. Enhorabuena por el tuyo y muy agradecida por el que me otorgas.Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Me gusta la forma en que dices,
    "los acariciados datos pueden no seducirnos, pueden ser falsos, podrían ser amantes inciertos....Entonces no habrá descendencia alguna, no hay conocimiento ni sabiduría, tan sólo un estéril campo de datos amontonados y yermos"
    Pienso que si no hay un verdadero amor por aprender, por descubrir nuevos caminos en el viaje del conocimiento, toda dato adquirido será solo eso, un campo estéril cultivado de datos apolillados. Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Gracias Lumy, si, eso quise decir, aunque muchas veces es difícil expresar ideas tan irreales....Cuando aprendemos algo es una alegría pero de nada sirve si no la asimilamos, si no la miramos a través del cristal de nuestra propia conciencia, de nuestra moral, si no la filtramos a través de la criba de nuestro corazón....si no nos enamoramos de ella para concebir el verdadero conocimiento. Saludos y agradecida por tu atención

    ResponderEliminar

deja tu comentario